El Santo Nombre de Jesús 1/1/2018 – Año B

El Santo Nombre de Jesús
1ro de Enero 2018 – Año B
Ministerio Latino Diócesis SW FL.

La Colecta
Padre eterno, tú diste a tu Hijo encarnado el santo nombre de Jesús para ser el signo de nuestra salvación: Te suplicamos que siembres en cada corazón el amor de quien es el Salvador del mundo, nuestro Señor Jesucristo; que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, en gloria eterna. Amén.

1ra Lectura del Libro de los Números 6:22–27
El Señor se dirigió a Moisés y le dijo: «Diles a Aarón y a sus hijos que cuando bendigan a los israelitas lo hagan de esta manera: »“Que el Señor te bendiga y te proteja; que el Señor te mire con agrado y te muestre su bondad;
que el Señor te mire con amor y te conceda la paz.” »Así ellos pronunciarán mi nombre sobre los israelitas, y yo los bendeciré.»
Palabra del Señor.
Demos gracias a Dios.

Salmo 8
1 Oh Señor, soberano nuestro, *
¡cuán glorioso es tu Nombre en toda la tierra!
2 Alabada es tu gloria sobre los cielos, *
por la boca de los niños y de los que maman.
3 Has fundado la fortaleza, a causa de tus enemigos, *
para hacer callar al enemigo y al vengador.
4 Cuando contemplo tus cielos, obra de tus dedos, *
la luna y las estrellas que tú formaste,
5 Digo: “¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria,
el hijo del hombre, que lo ampares?”
6 Le has hecho poco menor que los ángeles, *
y lo coronaste de gloria y honra.
7 Lo hiciste señorear sobre las obras de tus manos; *
todo lo pusiste debajo de sus pies:
8 Ovejas y bueyes, todo ello, *
y asimismo las bestias del campo;
9 Las aves de los cielos y los peces del mar, *
todo cuanto pasa por los senderos del mar.
10 Oh Señor, soberano nuestro, *
¡cuán glorioso es tu Nombre en toda la tierra!

2da Lectura de la Carta a los Gálatas 4:4–7
Pero cuando se cumplió el tiempo, Dios envió a su Hijo, que nació de una mujer, sometido a la ley de Moisés, para rescatarnos a los que estábamos bajo esa ley y concedernos gozar de los derechos de hijos de Dios. Y porque ya somos sus hijos, Dios mandó el Espíritu de su Hijo a nuestros corazones; y el Espíritu clama: «¡Abbá! ¡Padre!» Así pues, tú ya no eres esclavo, sino hijo de Dios; y por ser hijo suyo, es voluntad de Dios que seas también su heredero.
Palabra del Señor.
Demos gracias a Dios.

Santo Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo
según San Lucas 2:15–21
¡Gloria a ti, Cristo Señor!

Cuando los ángeles se volvieron al cielo, los pastores comenzaron a decirse unos a otros: Vamos, pues, a Belén, a ver esto que ha sucedido y que el Señor nos ha anunciado. Fueron de prisa y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el establo. Cuando lo vieron, se pusieron a contar lo que el ángel les había dicho acerca del niño, y todos los que lo oyeron se admiraban de lo que decían los pastores. María guardaba todo esto en su corazón, y lo tenía muy presente. Los pastores, por su parte, regresaron dando gloria y alabanza a Dios por todo lo que habían visto y oído, pues todo sucedió como se les había dicho. A los ocho días circuncidaron al niño, y le pusieron por nombre Jesús, el mismo nombre que el ángel le había dicho a María antes que ella estuviera encinta.
El Evangelio del Señor.
Te alabamos, Cristo Señor.

Elaborado según el Leccionario de la Iglesia Episcopal, Libro de Oración Común y Biblia Dios habla hoy, para la comunidad latina.